¿Y si los niños son más listos que nosotros?

Adjuntem un artícle d’opinió de JORDI PÉREZ COLOMÉ publicat a la secció de Tecnologia del diari El Pais i que creiem que és força interessant.

El pasado lunes publiqué una historia sobre Bruno, un adolescente de 13 años que había empezado a jugar a videojuegos NFT y su padre se había asustado. Los detalles están en la pieza, pero para entendernos aquí en esos videojuegos se pueden ganar criptodivisas que luego quizá se pueden convertir en euros.

Hablé varias veces con Bruno y su padre, Juancho, y lo que más me fascinó fue la calma, conocimiento y naturalidad de Bruno: sabía dónde se podía abrir cuentas a su edad (cartera Metamask sí, intercambio de cripto Coinbase no), sabía que los youtubers probablemente cobren por hablar bien de un videojuego NFT, sabía que la promesa del dinero era a menudo ridículamente exagerada (”sí, ganaría menos de 3 euros por hora”). Su actitud en suma era de deliciosamente pasota ante un periodista (¿qué será un periodista para alguien de 13 años hoy?) que le preguntaba detalles y detalles.

Para dar algo más de contexto a la pieza hablé con una investigadora de la Universidad del País Vasco, Gemma Martínez. Yo esperaba que me respondiera algo así como “ojo con estos peligros”. Pero me dijo más bien lo contrario: “Tenemos en España una mentalidad proteccionista, hay que hablar con tu hijo y animarle a que experimente cosas nuevas”. Su hipótesis, basada en años de trabajo con el grupo internacional EU Kids Online, es que limitar la exploración de internet a adolescentes por temores exagerados implica frenar su capacidad y aumentar el riesgo de peligros futuros.

La idea de fondo es que creemos que somos más listos que los niños. En algunas cosas, claro, sabemos más. Pero en internet es debatible.

Hace años que hablamos de los jóvenes como de “nativos digitales”. Ahora es cuando empieza a ser verdad. Esta semana escuché un podcast con Marc Andreessen, el cofundador en 1994 de Netscape, el primer navegador generalizado de internet. Se hizo rico con aquello y ahora lleva 25 años dirigiendo una de las firmas más importantes de capital de riesgo de Silicon Valley, Andreessen Horowitz. Ha invertido mucho dinero, y ganado mucho más, en algunas de las grandes compañías actuales. Hoy apuesta mucho por web3, aunque eso es otro debate.

En el podcast le preguntaron por cómo ve el futuro de internet. Dijo esto:

Tienes por un lado todas las viejas estructuras de poder con su jerarquía, y por otro tienes a un montón de chavales, que es lo que hace tan interesante mi trabajo cada día, que llaman a la puerta desde cualquier parte del mundo, de cualquier tipo de origen, familia o clase social, y tienen una idea y un conjunto de habilidades. Sus ideas son cada vez más profundas y sus habilidades no paran de crecer. Los chavales crecen ahora con internet y tienen una educación mucho mayor y una capacidad que les permite crear una startup o software a un nivel que yo no tenía a su edad. Porque lo han aprendido en internet, han leído todo, han visto todo, la profundidad de su conocimiento tecnológico, de negocios, de finanzas y cultural es amplísima. Llegan ahora y como todos los jóvenes son idealistas y tienen una intuición de cómo la tecnología puede ser usada para mejorar el mundo y creen que pueden hacerlo.

La frase que me llamó la atención fue ese acceso a “todo”. En los 80 o 90 un joven inquieto necesitaba un PC antiguo y lanzarse a programar con un libro, con lo que le explicaban sus padres o lo que veía en algún foro primigenio. Ahora tiene “todo” a mano. Hace unos meses hablé con una chica de 18 años, Blanca Huergo, que estudiaba ya en Oxford. Sus padres le dieron de niña la contraseña del ordenador y aprendió de todo con 13. Si Huergo hubiera nacido 20 años antes, su camino habría sido más lento.

Este fin de semana publicaré otra historia sobre un periodista veterano reconvertido a streamer en Twitch. La mayoría de su audiencia es menor de 30 años. Cuando hablé con él, una de sus frases, que no sé si pondré en la pieza, fue: “Es que no hay tanta diferencia entre ellos y yo”. Está claro que eso puede ser por muchos motivos, también porque alguien mayor puede sentirse niño. Pero es probable que haya menos diferencia. Este acceso de una generación a “todo” el conocimiento es de esas novedades sutiles que damos por obvias y de repente impulsan cambios enormes.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: